El exceso de consumo de contenidos digitales puede causar agotamiento y tener efectos de orden cognitivo.

Con el desarrollo de las tecnologías y la comunicación digital se generó un mundo virtual que permite múltiples conexiones. Unas por trabajo, estudios, negocios, información y otras por compartir tiempo de ocio. Algunas actividades relacionadas con este último fin son los juegos en línea y las interacciones entre comunidades.

A esto se suma la realidad actual altamente mediada por las conexiones digitales. En esto influyen los cambios en las estructuras sociales causados por la pandemia de Covid-19, que mantiene en emergencia sanitaria al mundo. 

Este hecho aceleró el paso del trabajo y la educación tradicional hacia el teletrabajo y la teleeducación, multiplicando de esta manera, el tiempo que cada persona destina a las conexiones y actividades que se dan en el mundo digital.

Más contenidos a nuestro alcance

Las redes sociales acumulan millones de usuarios activos desde su auge a inicios del 2000. Según datos de 2019 de Our Wordl in Data  Facebook, Youtube, WhatsApp, WeChat e Instagram cuentan su número de usuarios en billones; redes como Tiktok, Readdit, Twitter, lo hacen en millones. Multiplicando así, la comunicación digital.

Conviene añadir plataformas que durante la pandemia lograron gran captación de usuarios, como Zoom y Microsoft Teams que posibilitan la teleeducación y teletrabajo.

Una dinámica así provoca una sobrecarga en el consumo de contenidos, que puede generar agotamiento, disminuir la capacidad de retención de la información y derivar en problemas de orden cognitivo, lo cual deriva en un peligro como resultado de un nuevo contexto social altamente digitalizado. 

Consumo mediático digital útil

Para hacer un frente o prevenir esta situación es recomendable incorporar hábitos de un consumo inteligente sobre los contenidos digitales. Resulta útil priorizar aquellos aporten de manera útil y evitar otros que por el contrario provoquen agotamiento.

Esto se logra con pautas para mantener un consumo mediático digital saludable, también conocido como dieta digital.

¿Cómo mantener un consumo saludable de medios digitales?

  • Elige las cuentas que son útiles e identifica aquellas que no te aportan. 
  • Prioriza los temas que son de tu interés y evita aquellos que generan controversia.
  • Establece horarios para usar redes de acuerdo a tus necesidades: por ocio, trabajo o información.
  • Dedica un tiempo de desconexión digital, esta práctica ayuda a recuperar la capacidad de atención.
  • Dedica tiempo a actividades en el espacio físico que te entretengan y aporten como leer o hacer deporte.
  • Evita seguir fuentes cuyo contenido te altere emocionalmente o te genere angustia.
  • Consume información analítica de lo que está pasando. 

Estos pasos, si se realizan de manera constante, ayudarán a mantener un equilibrio con las interacciones que generas al mantener conexiones en redes de comunicación o por las ocupaciones diarias. 

También permitirán mantener un mejor control sobre el tiempo que se dedica a estar conectado, sobre todo, a lograr hábitos de consumo de medios digitales que mantengan un equilibrio y no descuiden las conexiones con las actividades en el espacio físico, importantes para mantener una relación saludable con las tecnologías y la vida diaria.

Conoce más sobre cómo mejor tu experiencia recibiendo contenido en redes. Aprende a identificar información aquí

VíaV
Artículo anterior¿Qué son los deepfakes y cómo identificarlos?
Artículo siguienteHablar sobre suicidio no motiva a consumarlo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here