Abordar la desinformación permite comprender que su dinámica es circular. Al momento de transmitirse lo hace por medio de una variedad de formas. Estas van desde las conversaciones convencionales hasta las interacciones en redes sociales. Los temas que abarcan son de interés social, salud y desinformación en medios digitales.

Si bien desde el inicio de la pandemia por Sars-Co-V2, causante de la covid 19, se divulgaron contenidos imprecisos, tendenciosos o engañosos. Las desinformaciones en temas de salud pública preceden a esta emergencia sanitaria que enfrenta el planeta. 

Los rumores, mentiras o engaños han tenido espacio a lo largo de la historia. Esto ocurre, por citar algunos ejemplos, en temas sobre el tratamiento del VIH, la salud reproductiva, el cáncer, la tuberculosis. Así como engaños sobre el uso de medicamentos, que circulan en videos en Internet.

Desinformación en salud pública

Hasta antes del 2020 existían estudios desde la Comunicación enfocados en identificar los canales por los cuales se propagan los contenidos falsos sobre temas de salud, señalando a las redes sociales, de manera especial Twitter, como el principal canal que propicia interacciones con desinformaciones.

Los contenidos desinformativos pueden tener dos orígenes:

  • 1 generarse por la falta de datos sobre un tema.
  • 2 surgir a partir de la creación de mensajes engañosos.

Desde el 2020 se evidencia una sobreexposición de la desinformación en temas de salud. De manera especial sobre covid 19, hecho que llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a indicar que a la par circula una pandemia de desinformación.

La presencia de temas desinformativos sobre las causas del covid 19 y sus modos de contagio, el tratamiento, el desarrollo de las vacunas y los movimientos antivacunas, crearon mitos y confusión que llegó a la población generando desinformación.

Entre los mensajes desinformativos frecuentes emergieron que: beber alcohol previene el covid 10, la cloroquina e hidroxicloroquina curan la covid 19, gárgaras con vinagre previene el contagio, consumir cascarilla evita infectarse de coronavirus, el calor mata el virus, la vacuna implanta un chip, la vitamina C previene la enfermedad, la enfermedad mata a todo aquel que se contagia.

La circulación de estos mensajes se propagó por medio de audios, posteos en redes sociales, generando una cobertura noticiosa. La evidencia científica de los estudios realizados hasta la fecha ha permitido desmentir y aclarar estos contenidos. 

Desde la Comunicación se han impulsado investigaciones acerca de la desinformación y la covid 19, en países como Costa Rica, Ecuador, Cuba, Estados Unidos, España. Algunos resultados encuadran a los efectos generados con el miedo y temor hacia la enfermedad, desconfianza sobre los procesos de vacunación, fijando a la desinformación como un fenómeno de manipulación dirigida a los usuarios.

Para enfrentar este panorama Chequemosenred.com recomienda mantener una actitud proactiva frente a los contenidos que resultan dudosos. Para evitar caer en engaños puede consultar la guía para verificar información.

VíaChequeamos en Red
Artículo anteriorPropuesta fact checking para contrarrestar la desinformación
Artículo siguiente¿Qué son los deepfakes y cómo identificarlos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here